XXV Congreso Nacional GEER
Ciudad: Salamanca
Fecha: 3 y 4 de junio de 2011
Sede: Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León
Organizador local: Dr. Juan F. Blanco Blanco
Web del congreso: http://www.viajesvillarreal.com/geer11

Me solicitan desde la secretaría técnica del GEER una reseña del congreso que tuve el honor de organizar.

Desde un punto de vista organizativo creo que el congreso GEER celebrado en Salamanca transcurrió sin incidentes de señalar. Es cierto que la situación periférica de la ciudad hizo necesario que algunos congresistas tuvieran que utilizar más de un modo de transporte para llegar, pero creo que mereció la pena. Las instalaciones del palacio de congresos estuvieron a la altura, y permitieron el adecuado desarrollo de las actividades científicas, a la vez que proporcionaron un espacio adecuado para el área comercial. La situación del palacio de congresos dentro del conjunto histórico de la ciudad permitió que muchos asistentes pudieran acercarse a los diversos monumentos y lugares de interés que nuestra ciudad alberga. Finalmente la oferta hotelera creo que estuvo a la altura y su localización, próxima al palacio de congresos, nos permitió evitar en la mayor parte de los casos el uso de autobuses para los desplazamientos.

Como en ediciones anteriores la asistencia al congreso fue numerosa y lo mismo se puede decir del Curso Pre-GEER que organizó la Dra. Sánchez-Mariscal sobre la cirugía vertebral en el anciano. Las comunicaciones enviadas para su evaluación por el comité científico fueron más de 100, y lo que creo yo que es más importante, la calidad científica ha vuelto a ser muy elevada. Se presentaron un número importante de comunicaciones que merecerían un reconocimiento por su calidad, originalidad,presentación y por su aportación al conocimiento científico. Una muestra evidente son las seleccionadas para optar al premio a la mejor comunicación. La ganadora fue la presentada por el Dr. Pizones, del grupo de Getafe, que versaba sobre aspectos de la inestabilidad vertebral postraumática y que hará replantear el diagnóstico y tratamiento de algunas fracturas vertebrales. De similar calidad fueron los trabajos presentados por el grupo del Hospital la Paz sobre corrección de escoliosis con materiales con memoria de forma, trabajo realmente original y que aporta una nueva vía de tratamiento de las deformidades vertebrales. Lo mismo se puede decir del trabajo presentado por el grupo del Hospital del Valle de Hebrón sobre el seguimiento radiológico de los pacientes intervenidos por escoliosis, que va a modificar la práctica clínica habitual de seguimiento de esos pacientes. Finalmente, también se debe mencionar el trabajo del grupo del Hospital de Alcorcón sobre la relación de la duración de los síntomas y el resultado final en la cirugía de la patología degenerativa lumbar que nos ayuda a establecer y explicar los resultados de nuestra actividad. Otros tantos trabajos son dignos de mención y una buena parte creo yo que son merecedores de su publicación. Este aspecto del alto nivel científico que el XXV Congreso GEER tuvo, y tiene el GEER cada año, creo que es lo más importante y lo más destacable. Y estoy convencido de que es lo que mayor cuidado y protección merece, por ser el aspecto más característico y reconocido de este congreso. Por todo ello quiero por un lado felicitar a todos los ponentes, que con su esfuerzo siguen haciendo el GEER, y por otro lado mi agradecimiento personal por la calidad del contenido y de las presentaciones, tiempo, forma etc. de sus trabajos traídos a Salamanca.

Sería por mi parte injusto no mencionar la importante participación de la industria que acudió con un número importante de stands y a los que debemos una parte importante de la financiación. A todos ellos mi agradecimiento de corazón.

En este XXV congreso finalizó su presidencia mi querido amigo el Dr. D. Ildefonso González Barrios, al que nunca le podré agradecer lo suficiente toda la ayuda y consejos que me ha ido dando para llevar a buen puerto la organización. Lo mismo debo decir del secretario, el Dr. Alberto Díez Ulloa, y del nuevo presidente ya, el Dr. Hani Mhaidli que fueron una ayuda constante. La nueva junta directiva que comenzó su mandato a la clausura del congreso, además del Dr. Hani Mhaidli, son el Dr. Ferrán Pellisé como vicepresidente y el Dr. Rafael González como secretario, les deseo lo mejor.

Finalmente en lo personal la organización de este congreso ha sido una de las mejores experiencias que he tenido. Como ya he señalado ha sido un honor inmerecido para mí el organizar este congreso, nunca podré agradecer lo suficiente los apoyos recibidos. Ha sido una gran responsabilidad, de alguna manera representábamos a nuestra ciudad. En los inicios de la organización nos dimos cuenta de que en Salamanca celebraríamos el congreso GEER número XXV y me pareció que sería oportuno realizar alguna actividad que reflejara ese acontecimiento. Finalmente y con la ayuda de la junta directiva nos pusimos en marcha para tratar de plasmar en papel esos XXV congresos. Para ello pedimos imágenes y textos a los presidentes y otras personas que podrían tener documentación útil. Así finalmente y con la ayuda de la industria se pudo editar el libro del XXV GEER. Aunque en él hay algunos errores, de los que nuevamente me disculpo como responsable que soy, y posiblemente podríamos haberlo hecho mejor, estoy muy satisfecho con la iniciativa. Ha sido una gran alegría para mí ver las caras de algunos de los que han hecho que el GEER sea la gran sociedad científica que es, cuando se vieron en el libro. Ese de alguna manera era el objetivo, un homenaje de agradecimiento a todos los que han participado y participan cada año para que nuestra sociedad GEER siga siendo la sociedad científica de mayor prestigio en nuestro ámbito.

Nuevamente muchas gracias a todos, a todos los miembros del GEER, a los miembros de la junta directiva y comité científico, a los responsables de las empresas comerciales. Muy especialmente agradezco a Viajes Villarreal, Pepe, Mari Cruz, Silvia, etc., todo su esfuerzo y colaboración, todo han sido facilidades por su parte. Su experiencia y conocimiento desde hace tantos años son una garantía de éxito. Así mismo no puedo olvidarme del apoyo que recibí por parte del Excelentísimo Ayuntamiento de Salamanca. Finalmente doy las gracias a mis compañeros de trabajo (a los que se alegraron y a los que no, que fueron un acicate para tratar de hacerlo mejor), a todos y todas, facultativos, enfermeras, auxiliares, celadores etc., y a mi familia, claro, que como siempre supo entender mis ausencias.

Muchas gracias a todos
 
Juan F. Blanco
 
 
             
 

 



Galería de imágenes