Columna Lumbar - Ciática

Qué es

La ciática (también neuritis ciática, ciatalgia o lumbociática) es un conjunto de síntomas, entre los cuales destaca el dolor en el territorio del recorrido del nervio ciático, que puede estar acompañado de alteraciones en la función neurológica local.

Entre sus causas está la compresión general o irritación de una de las cinco raíces de los nervios espinales que dan origen a cada nervio ciático, o por la compresión o irritación de la izquierda o hacia la derecha o ambos nervios ciáticos. El dolor se siente en la zona lumbar, glúteos, o diversas partes de la pierna y el pie. Además del dolor, puede haber entumecimiento, debilidad muscular, hormigueo o sensación de hormigueo, sensación de ardor y dificultad en el movimiento o el control de la pierna. Típicamente, los síntomas sólo se sienten en un lado del cuerpo.

Causas

La ciática es causada generalmente por la compresión de los nervios lumbares L4 o L5 o de los nervios sacros, S2 S1 o S3, o, con mucha menor frecuencia, por la compresión del nervio ciático en sí.
La ciática debido a la compresión de una raíz nerviosa es una de las formas más comunes de la radiculopatía.

Síntomas

Hernia de disco vertebral

Una de las posibles causas de la ciática es una hernia de disco vertebral que presione una de las raíces del nervio ciático. Los discos intervertebrales se componen de un anillo espongiforme de cartílago o (anillo fibroso) con un centro más maleable (núcleo de pulposo).
Los discos separan las vértebras, abriendo así un espacio para que las raíces nerviosas puedan salir correctamente a través de los espacios entre las vértebras lumbares, y las vértebras sacras. Los discos amortiguan las fuerzas de compresión de la columna vertebral, pero son débiles a la presión aplicada durante los movimientos de rotación.
La hernia de disco se produce cuando el centro líquido del disco sobresale hacia el exterior, rompiendo el anillo exterior de las fibras, extrudidas en el canal espinal, y comprime una raíz nerviosa contra la lámina o pedículo de la vértebra, lo que causa la ciática. Este líquido salido del núcleo pulposo puede causar inflamación e hinchazón de los tejidos circundantes que pueden a su vez causar una mayor compresión de la raíz nerviosa en el espacio cerrado del canal espinal.




La ciática puede también ser causada por tumores que afecten a la médula espinal o las raíces nerviosas. El dolor severo de la espalda que se extiende a las caderas y los pies, pérdida de la continencia urinaria o del control del intestino o del músculo, pueden resultar de tumores de la médula. Los traumatismos en la columna, como por ejemplo los derivados de un accidente automovilístico, también pueden llevar a la ciática.

 


Estenosis espinal

 

Otras causas de ciática incluyen la compresión vertebral por estenosis espinal. En esta condición, el canal espinal (o espacio a través de los que pasa la médula espinal) se reduce y comprime la médula espinal, la cola de caballo o las raíces nerviosas del nervio ciático. Este estrechamiento puede ser causada por los espolones óseos, espondilolistesis, inflamación, o por hernias de disco, que disminuyen el espacio disponible para la médula espinal, lo que pellizca e irrita los nervios de la médula espinal que van los nervios ciáticos.




El síndrome “piramidal o piriforme”

En el 15% de la población el nervio ciático pasa a través del músculo “piramidal o piriforme” y no por debajo. Cuando el músculo se acorta u ocurren espasmos debidos a un traumatismo o uso excesivo, puede ocurrir la compresión o estrangulación del nervio ciático por debajo del músculo.
Condiciones de este tipo se conocen generalmente como neuropatías por atrapamiento. En el caso particular de la ciática y el músculo piriforme, esta condición se conoce como «síndrome del piramidal o síndrome piriforme».




Embarazo

 

La ciática puede ser experimentada durante el embarazo, principalmente como resultado de que el útero presione el nervio ciático, y, en segundo lugar, por la tensión muscular o como consecuencia de la compresión vertebral de llevar el peso adicional del feto, y los cambios posturales inherentes al embarazo.

 
 

Las pruebas de diagnóstico comienzan con un interrogatorio y y exploración física completos por parte del médico.

Si no se ha producido mejoría de los síntomas en tres-seis semanas o antes si hay síntomas sugestivos de gravedad, es se considera apropiado un diagnóstico por imagen, que puede incluir: radiología, resonancia magnética o TAC.

Tratamiento

Los casos de ciática son tratados con medidas diferentes. La evidencia de la eficacia de estas medidas es limitada.  Algunas de estas medidas son las siguientes:

-     Los medicamentos anti-inflamatorios (por ejemplo, AINE o esteroides orales. Sin embargo, los AINE no son más efectivos que el placebo para la ciática aguda).

-       El paracetamol (acetaminofeno): evidencia limitada de la eficacia.

-       Narcóticos: a menudo se utilizan si el dolor es severo

-       La terapia física y ejercicios de estiramiento

-       Inyecciones epidurales de esteroides no ofrecen mejoras a largo plazo en los resultados, pero proporcionan algunos beneficios a corto plazo

-       La pérdida de peso reduce la presión sobre las raíces del nervio espinal.

-       Cirugía: Cuando la causa de la ciática se debe a una hernia de disco lumbar o prolapso de disco, el 90% de los casos es resuelto sin intervención. La cirugía acelera la resolución del dolor. Dos años después, sin embargo, las técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas tienen los mismos resultados, de modo que la preferencia de un paciente puede ser una razón válida para elegir uno u otro.